La tardía enmienda

Oscar Muñiz C.

 

 

La Municipalidad  de Santiago de Surco promulgo La Ordenanza Municipal Nª 334 la cual dispone multar con el 50 % de una Unidad Impositiva Tributaria-UIT (S/  4,050) por dañar y/o utilizar indebidamente la infraestructura urbana y/o mobiliario de uso público. Asimismo, con el 25 % de la UIT (S/ 1012) por realizar pintas y/o pegar carteles sobre la vía publica (postes, veredas, o paredes), áreas verdes, mobiliario y/o infraestructura de uso público.

En los últimos meses esta municipalidad recupero 150 paredes dañadas con pintura; señalo que los lugares de mayor daño con pintas son los Sectores 1, 2 y 3 (Avenidas  Caminos del Inca, Morro Solar, Tomas Marzano, Franklin Roosvelt, alrededores de la Plaza de Armas y límites con los distritos de San Juan de Miraflores y Barranco).

Esta acción tardía y poco congruente con la realidad, solo ayuda a arrancar una sonrisa, ya que la burocracia municipal supone que un papel mojado en tinta como la ordenanza, hará desistir a los amantes de los grafitis que dañan la propiedad privada. Además, ¿en fechas como son las elecciones municipales o presidenciales los ciudadanos grafiteros cumplirán con la ordenanza? Ojala esta candidez municipal ayude  a que el alcalde también comprenda que debería hacer algo contra los irresponsables conductores de vehículos motorizados que hacen uso indebido de la vía publica para estacionar sus vehículos.

El alcalde de Surco, Roberto Gómez Baca, debería poner los pies sobre la tierra.

 

Leer

El tiempo es inexorable

Anuncios