La fragilidad del adulto mayor

Oscar Muñiz Corro

Reproducimos, por ser un tema de actualidad, el artículo “Fragilidad se convierte en una epidemia silenciosa que afecta a los adultos mayores”, publicado en el informativo El Firme de la Salud, de la Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Publica del Instituto Nacional de Salud.

 

 

PAUTAS PARA LOGRAR UN ENVEJECIMIENTO EXITOSO

Un artículo de la Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Publica del Instituto Nacional de Salud (INS) alerta que la fragilidad (síndrome biológico de vulnerabilidad caracterizado por la disminución de la fuerza, resistencia y funciones fisiológicas reducidas), se está convirtiendo en una epidemia silenciosa que afecta a los adultos mayores a nivel mundial. Los signos de alerta son pérdida de peso de al menos el 5 % en el último año, cansancio, baja actividad física, lenta velocidad de la marcha y debilidad muscular. Se considera que el adulto mayor es frágil si cumple tres o más de estos criterios, pre frágil si cumple uno o dos, y no frágil si no cumple ninguno de ellos. La fragilidad es mayor en mujeres y se incrementa con los años.

El promedio de la cantidad de enfermedades crónicas en un adulto frágil fue de 2.1 comparado con el 1.4 en no frágiles. La presencia de fragilidad en un adulto mayor con enfermedades cardiovasculares aumenta dos veces la mortalidad. Existen cuatro posibles tratamientos contra la fragilidad: ejercicios aeróbicos y de resistencia, soporte proteico y calórico, consumo de vitamina D y reducción de la polifarmacia. Se puede prevenir o revertir el desarrollo de la fragilidad física por medio de práctica de ejercicio físico y hábitos de vida saludables. El envejecimiento es heterogéneo por lo que es necesario que todos los profesionales de salud, especialmente los de atención primaria, identifiquen cuales son los adultos mayores más débiles o vulnerables para la toma de decisiones en su tratamiento.

DIETA

Se recomienda consumir una porción de alimentos de origen animal, tres porciones de lácteos para alcanzar entre 1000 a 1500 mg de calcio al día; tres porciones de verduras crudas o cocinadas, en variedad de colores, 6 a 8 vasos al día de agua hervida sin azúcar para mantenerse hidratado.

ACIVIDAD FISICA

Caminar es uno de los ejercicios más factibles y se puede realizar entre 3 a 5 veces por semana durante 20 o 30 minutos. El ejercicio físico reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular, cerebro vascular, hipertensión, diabetes mellitus tipo 2, osteoporosis, obesidad, cáncer de colon, cáncer de mama, ansiedad, depresión, deterioro cognitivo y reduce el riesgo de caídas y lesiones.

PREVENCION DE ENFERMEDADES

Se recomienda la realización de pruebas para descartar o detectar tempranamente una enfermedad. El calendario de vacunación del MINSA para adultos mayores incluye la vacuna contra la influenza. Asimismo, es importante evitar el tabaco, el alcohol y la automedicación para conservar la salud de los adultos mayores.

EJERCICIO FISICO PARA PREVENIR CAIDAS EN EL ADULTO MAYOR

El ejercicio físico debe ser acorde con la edad y posibles limitaciones físicas y funcionales del adulto mayor. Existen diversos tipos de entrenamiento, pero el entrenamiento multi componente y el taichí (realizados en grupo) son los que ofrecen mayor beneficio en la reducción del riesgo de caída.

Otra estrategia para disminuir el riesgo de caídas consiste en disminuir las circunstancias y los objetos que favorecen las caídas fuera y dentro del domicilio. Las caídas en los adultos mayores son frecuentes. Entre el 30 a 60 % de los adultos mayores sufren una caída al año, este porcentaje aumenta a casi el 50 % en mayores de 80 años. El 5 % de estas caídas resulta en fracturas u hospitalización.

Las caídas  pueden ser la manifestación de enfermedades tanto agudas como crónicas, por tal motivo, se debe evaluar la salud el adulto mayor para descartar una posible enfermedad. En este contexto es importante el ejercicio –como caminar y el taichí- con las precauciones del caso.

IMPORTANCIA DEL CUIDADO DE LA SALUD MENTAL DE LOS ADULTOS MAYORES

Una publicación de la Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Publica del Instituto Nacional de Salud (INS), señala la importancia del cuidado de la salud mental en adultos mayores, pues más del 20 % padece de algún tipo de trastorno mental con variados grados de severidad. Los adultos mayores están expuestos a factores biológicos, psicológicos y sociales que afectan su salud mental. Los problemas más frecuentes son trastornos afectivos: por falta de apoyo familiar, fallecimiento de seres queridos o situaciones como la jubilación, y desordenes del sueño que alteran significativamente la calidad de vida de los adultos mayores, entre otros. Un 2 % de la población adulta mayor puede experimentar Trastorno –depresivo Mayor.

Anuncios