Fórum Davos 2018

Oscar Muñiz Corro

Hace 72 horas, concluyo el Fórum de Davos, donde se reunieron 70 jefes de Estado y de Gobierno con más de dos mil líderes empresariales y celebridades del arte y de la ciencia, convirtiendo a la ciudad suiza de Davos, entre el 23 y 26 de enero 2018, en el centro del debate político y económico mundial. Su objetivo lo sintetiza el lema acuñado para tal ocasión “construir un futuro común en un mundo fracturado”.

El Foro de Davos es la 48 versión donde se abordaron temas  como la necesidad de una renta básica, el impacto económico de la tecnología y la robótica, el proteccionismo económico y el liderazgo femenino en el mundo de los negocios.

Las opiniones fueron uy variadas, desde la que propuso el ministro indio, Narendra Mori, en donde la globalización está perdiendo su brillo o la versión de las organizaciones como el Citigroup o Barclays que sostienen que la deuda actual de la Republica China es la mayor amenaza para la economía mundial.

El Foro Económico de Davos se inauguró en 1971 por iniciativa privada, cuando el objetivo era discutir sobre las estrategias de las empresas norteamericanas y europeas con el propósito de hacer frente a los retos que planteaba el mercado mundial.

El Foro de Daos funciona como un club privado, aunque intenta promover el funcionamiento entre el sector público y privado. Los socios pagan una cuota anual de 60,000 dólares, lo que les permite participar. Sin embargo esta cuota puede incrementarse hasta los 140,000 dólares si se presenta en el foro un representante y, puede llegar a los 500,000 dólares si se presenta una delegación de cinco personas.

Curioso fue la existencia de una agenda oficial aunque divergente, pues el presidente francés Macron abogo a favor de la Unión Europea y su mercado, mientras que Trump abogo por todo lo contrario.

Se hicieron presente en la reunión el presidente colombiano Juan Manuel Santos, el de Brasil Michel Temer y el argentino Mauricio Macri.

Veamos algunas cifras presentadas sobre la realidad latinoamericana. Según el informe Oxfam el 10 % más rico de esta región concentra el 68 % de la riqueza, mientras que el 50 % más pobre solo accede al 3.5 % de la misma. Con el estribillo “Premiar el trabajo, no la riqueza”, se hicieron análisis, llegando a la misma propuesta que hace la “teoría del valor” marxista de hace más de 160 años en que fue formulada. Sin embargo se comprobó que la riqueza de los mil millonarios latinoamericanos se incrementó en 155,000 millones de dólares en el 2017. Otro dato proporcionado por Oxfam: en América Latina y el Caribe, el 16 % de los trabajadores asalariados y el 28 % de los empleados independientes se encuentran en situación de pobreza. Un dato adiciona que no es de extrañar, las mujeres trabajan el doble de horas que los hombres. Para no creerlo: la actual velocidad del cambio permitirá cerrar la brecha salarial y de oportunidades laborales entre hombre y mujeres unos 217 años.

Oxfam confirma que el 1 % más rico del planeta acaparo en el 2017 solo el 82 % de toda la riqueza y, que la mitad más pobre no obtuvo ningún beneficio, lo que equivale a que 3,700 millones de habitantes no se beneficiaron en lo más mínimo del crecimiento económico mundial.

La pregunta de fondo: ¿De qué sirve el Foro de Davos? Para el fundador del Foro, Mr. Klaus Schwab, Davos es el lugar perfecto para discutir sobre la cooperación global y donde “se trata sobre el comercio, el medio ambiente, sobre la lucha contra el terrorismo, sobre los sistemas tributarios y la competitividad”.

Sin duda la razón no está de parte de Adam Smith, de Carlos Marx, mucho menos de David Ricardo. Al parecer los mercachifles y usureros se apoderaron del mundo y de la economía.

Anuncios