Un año ignominioso para Perú

Oscar Muñiz Corro

 

El caso Odebrecht es y será la continuación del fatídico decenio fujimontesinista que azoto al Perú en la década de 1990. Sabemos que el saqueo para algunos es su oportunidad de suerte. Esta gente siempre espera con puñal en mano y con fusil en ristre para asaltar las riquezas ajenas. Esto es lo que sucede en Perú desde 1535.

La ignominiosa acción de los sátrapas y de los no tantos siempre está presente. Dicen los entendidos que el saqueo producido en la última década es más grande y mortal que los acontecidos con la huida del presidente en plena guerra con Chile, o las que se le atribuyen al leguiismo y al fujimontesinismo.

Lo cierto es que después de terminado el gobierno fujimorista, en el año 2000, el gobierno del presidente Paniagua dejo de barrer en la administración pública y las fuerzas armadas a los nefastos elementos que la componían. Hoy los resultados los tenemos a la vista. Partidos políticos, si es que se les pueden llamar partidos políticos al APRA, a AP o al mismo Fuerza Popular (partido liderado por la hija del sátrapa Alberto Fujimori llamada Keiko, hoy presa) que son expertos en complotar o en silenciar cuando se trata de encubrir.

El panorama institucional es deprimente, con un Congreso de la Republica que solo es un instrumento más de la corrupción, liderado por Fuerza Popular y el APRA. Un poder desprestigiado por contar con los últimos cuatro presidentes presos, fugados o impedidos de salir del país y, un Poder Judicial y la Fiscalía de la Republica topada de corruptos e incapaces para administrar justicia.

En los últimos días el Fiscal General ceso en sus cargos a los fiscales que tienen a su cargo la investigación del caso Lava Jato . Por menores podrán encontrar en la web.

Por interés profesional presentamos un extracto  de la “Carpeta de colaboración eficaz 01-20, Expediente 00035-2018-1-5001-JR-PE, Caso Lava Jato-Perú”.

  1. Odebrecht se obliga a entregar al Ministerio Publico todas las pruebas de los delitos de corrupción y lavado de activos (y otros delitos conexos) que comprometan a los funcionarios y servidores públicos peruanos, como también a personas nacionales y jurídicas nacionales y/o extranjeras con las que consorcio en el país para realizar los actos de corrupción.
  2. Odebrecht se compromete a que Jorge Henrique Simoes Barata y los funcionarios acogidos a los procesos de delación de la justicia brasileña se hagan presentes ante autoridad pública peruana para que rindan su testimonio en las investigaciones y procesos.
  3. Odebrecht se compromete a entregar los elementos extraídos de los soportes electromagnéticos del sistema Drousys y Mywebday del desaparecido sector de operaciones estructuradas de Odebrecht relacionados a actos en agravio del Estado peruano.
  4. Para acordar el monto de reparación entre Odebrecht y la Procuraduría Ad-Hoc es sobre los siguientes casos: Tren Eléctrico, Carretera Interoceánica Sur tramo 2 y 3, Costa Verde Callo y Vía de Evitamiento Cusco, por los cuales se habrían firmado seis contratos con el Estado.
  5. El pago de reparación civil se pactó en 610 millones de soles, después de haber ofrecido Odebrecht 297 millones de soles. El pago será en 15 cuotas anuales, siendo la primera cuota de 80 millones de soles en el 2019.
  6. El Estado peruano, por medio de la Procuraduría Ad-Hoc podrá iniciar acciones de cobro de reparación civil a las empresas consorciadas con Odebrecht en los anteriores proyectos mencionados.
Anuncios