Deuda ambiental

Oscar Muñiz Corro

¡Increíble! Estos fueron los tres desastres naturales más fuertes que vivió el Perú en los últimos años

“La urgencia de satisfacer las necesidades normales del hombre y las naciones no pueden discutirse. Por ello, las instituciones y hombres que investigan y trabajan en el campo del medio ambiente tienen el deber de crear las tecnologías necesarias para alcanzar un proceso de explotación de los recursos naturales que afecte, en el menor nivel posible, el equilibrio ecológico, vale decir, la base productiva de los ecosistemas naturales. Lo contrario sería, ir a un proceso de deterioro incontenible que terminaría a los pueblos del Tercer Mundo más pobres aun de lo que son hoy” (ONERN, Estudio Perfil ambiental del Perú, Lima-Perú 1986)    

 

Todos los años en el Perú se producen fenómenos naturales paralelos con diferente intensidad, que afectan la vida natural y la salud, de forma tal que sin saberlo las personas hacen lo mejor posible por superarlos, haciendo frente a la adversidad.

En 1982-1983 hubo un tiempo incuestionablemente atípico en especial por la presencia del Fenómeno El Niño, que fuera el de mayor impacto destructivo, en especial en la zona de la Costa Norte. Sin embargo 1985-86 deparo los eventos combinados en prácticamente todo el territorio nacional. Fueron fenómenos naturales como El Niño (Costa Norte), deslizamientos (zona central) y sequias (zona sur).

Estos eventos naturales marcaron el inicio del estudio sistemático e integrado por la Oficina Nacional de Evaluación de Recursos Naturales (ONERN), hasta que en 1986 publico el informe técnico PERFIL AMBIENAL DEL PERU. En este estudio dicho centro de investigación consigno los conceptos básicos respecto a las características medio ambientales de las regiones del Perú que condicionan la zonificación de los fenómenos naturales.

La ONERN sintetiza en su zonificación de los fenómenos naturales afirmando que en el litoral se presentan los tsunamis; en la Costa los movimientos de arenas eólicas (dunas) y las inundaciones; en la Sierra se localizan los huaicos y aluviones, deslizamientos, heladas y sequias; en la Selva Alta ocurren los deslizamientos y en la Selva Baja las inundaciones. Asimismo la ONERN hace hincapié que los sismos se presentan con mayor frecuencia y magnitud en el mar y en la Costa mientras que el Fenómeno El Niño presenta su mayor influencia en el norte peruano.

Adicionalmente la ONERN analizaba los fenómenos naturales más representativos, así como la evaluación de los daños en los asentamientos humanos y en la infraestructura socioeconómica, clasificando estos fenómenos en “fenómenos geodinámicos externos” (huaicos, aluviones, deslizamientos e inundaciones), “fenómenos geodinámicos internos” (sismos y tsunamis o maremotos) y “fenómenos climáticos” (heladas, sequias y precipitaciones pluviales acuáticas).

Cuando estos fenómenos se producen en circunstancias especiales en el tiempo la alteración es sin duda catastrófica, tal cual fuera el de los años 1985-86.

Lo valioso de esta experiencia es haberla vivido para contarla y, poder afirmar que poco o nada se hace por superar esta situación.

Anuncios