El 7dSh enemigo del glifosato

Oscar Muñiz Corro

 

Muchas veces las casualidades nos hacen topar con temas de mucha importancia y transcendencia, no solo desde el punto de vista ambiental o ecológico sino también desde el punto de vista científico y económico.

Este es el caso del glifosato, también conocido por el nombre comercial  Roundup, herbicida más vendido en el mundo, habiendo sido producido hasta hace poco tiempo por la compañía Monsanto y, actualmente por Bayer.

Existe el caso de Dewayne Johnson, el que fuera contaminado por el uso del glifosato en sus tareas de jardinería y, a quien la Corte Superior de California compenso condenando a Monsanto al pago de US$ 289 millones como compensación de daños.

Este caso podría replicarse en cualquier parte de mundo, como Lima, ya que por descuido y pésima información los agricultores en Santa Rosa de Quives usan el glifosato para producir lechugas, contraviniendo las normas impartidas por el Servicio Nacional de Sanidad Agraria (SENASA) en el uso no solo del glifosato.

En el Perú existen más de tres millones de personas que trabajan en la agricultura y de ellos 147,000 (4.9 %) personas se dedican a rociar plaguicidas.

Desde hace más de cuarenta años el glifosato es el herbicida  más usado en los cultivos de alimentos en todo el mundo. Este producto químico sustituyo a la mano de obra campesina en las taras de erradicación de hierbas y maleza. Como dato,  en Perú un litro de glifosato cuesta S/ 30 que equivalen a unos US$ 9.00.

En Argentina el glifosato es usado en el rociado de campos de soya poniendo en riesgo la salud tanto de los consumidores como el de los agricultores, ya que estudios realizados y publicados en la Antología Toxicológica del Glifosato (830 artículos científicos) consignan como dañino a la salud, responsable del hígado graso e insuficiencia renal, Alzheimer, Parkinson, autismo y diversos tipos de cáncer, el cual incluye el linfoma no Hodgkin.

Sin embargo hasta el presente, Monsanto sostiene que el glifosato es inocuo y no es causante de cáncer opinión que comparte Bayer.

El SENASA a través del Área de Inocuidad Agroalimentaria indica que esta entidad no es la llamada a pronunciarse sobre el riesgo cancerígeno del glifosato; que la encargada es la Dirección General de Salud Ambiental (DIGESA). Recién en el 2019 se incluirá el glifosato en la lista de químicos a detectar, pero su director Percy Montes indica que el glifosato es probablemente cancerígeno  tal como lo indico en el 2015 la OMS.

Sin embargo en medio del limbo jurídico científico hubo un hallazgo formidable. Investigadores de la Universidad de Tubinga descubrieron una molécula de glucosa de origen natural tan efectiva como el glifosato, la cianobacteria llamada Cyanobacterial antimetabolite7-deoxy-sedoheptulose o 7dSh, la que pondría fin al reinado del glifosato.

Anuncios