Olla de grillos

Oscar Muñiz Corro

Actualmente, se habla sobre los grandes cambios que se producirán a nivel mundial. Desde 1989 en que desapareció la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) el mundo dio un gran giro hacia la flexibilización sin darse cuenta que se gestarían grandes cambios que actualmente afloran con mayor nitidez.

Primer cambio, se efectuará en el poder económico, lo que implicará un cambio político. El cambio económico se iniciara  en las economías desarrolladas debido a que ellas generaron el 57 % de la producción mundial y en el año 2014 la proporción solo será del 37 %. Lo resaltante en este aspecto es que China incrementara su participación del 7 % al 21 %, mientras que el resto de países emergentes de Asia consolidarán el 39 % de toda la producción mundial. En cambio EU solo representara el 14 % y la UE el 15 %.

Segundo cambio, la rivalidad entre las potencias occidentales y China. Actualmente se incrementara tal cual lo estamos viendo. Para comprender esta transformación solo hay que prestar atención al trato que le dispensan los EUA y la UE, cuando califican a China, el primero como un “competidor estratégico” y el segundo la llama la “competidora económica en la búsqueda del liderazgo tecnológico”.

Tercer cambio, es la asencion de la política populista en las economías desarrolladas, caracterizada por la desconfianza hacia la pericia tecnocrática, afectando la credibilidad de las instituciones tecnocráticas nacionales (bancos centrales, instituciones tecnocráticas internacionales).

Cuarto cambio, se refiere a la desaceleración de la globalización y el comercio. Actualmente se comprueba cuando el comercio y la producción crecen a ritmo similar, cuando anteriormente el comercio se incrementaba al doble de rápido que la producción mundial.

Quinto cambio, relacionado con la tecnología (Internet y progreso en inteligencia artificial) esta sigue siendo la fuerza del crecimiento económico, aun habiendo sido responsable de vulnerabilidades y trastornos (ciberataques, cambios masivos  en los mercados laborales).

Sexto cambio, aumento de la fragilidad financiera, aumentando la relación entre la deuda y la producción bruta y, pasando la deuda del ámbito privado al público.

Séptimo cambio, aparición del “estancamiento secular”, que es la debilidad de la demanda frente la combinación de la baja inflación y los tipos de interés reales y nominales que son ultra bajos.

Octavo cambio, el cambio climático es un tema siempre en asenso dentro del campo político. Al respecto, el FMI vaticina que el cambio climático tendrá efectos importantes en las estrategias de desarrollo y políticas macroeconómicas en todos los países pero en particular en los países más pobres y vulnerables.

Mientras esto sucede en el mundo, el Perú es una olla de grillos. Paso mucha agua bajo el puente, pero por fin concluyo el bochornoso espectáculo que ofreció el Congreso Nacional durante dos días (4 y 5 de junio 2019),  cuando el poder ejecutivo presento y sustento una acción de confianza, el cual incluía implícitamente un arriesgando cierre del Congreso.  En estos dos días cada grupo político dijo su verdad (?) a su manera, sin percatarse que traslucían su falta de dominio escénico. La repetición hasta el cansancio de los mismos estribillos políticos se condecían con la realidad por la atraviesa la economía peruana y el ciudadano peruano. Nadie es ajeno a la estupidez dicha por el actual ministro de justicia, cuando propuso que el Estado peruano retome su calidad de gestor económico en las diferentes actividades productivas, estando de acuerdo con el grupo pro comunista que insiste en el regreso a su añorado tiempo pasado y en la conversión del Perú en otra Cuba y Venezuela más.

Hay una frase esplendida de MVLL que sintetiza la inquietud nacional “en qué momento se jodió el Perú”. Hoy es una certidumbre. A falta de un compromiso nacional el Perú seguirá jodido, hasta que los herederos de la politica colonial y la burguesia parasita mantengan su statu quo.

 

Referencia: FMI

Anuncios