Perú: La corrupción de nunca acabar

Oscar Muñiz Corro

 

Los escándalos en el Perú no son únicamente políticos, lo hay de otra índole como los escándalos de género, los sexuales y religiosos. Enumerarlos seria todo un reto.

Desde el último escándalo político, el reingreso del ex presidente Fujimori a la cárcel el 23/01/2019, van apareciendo, uno tras otro, nuevos protagonistas. No hay día en que no haya un destape.

Por lo menos el escándalo Fujimori padre e hija amainaron, luego de que fueran trasladados al lugar que verdaderamente les corresponde. Sin embargo desde ayer 04/02/2019 se conoció por boca de un ex fiscal de la nación que la Ley de la Junta Nacional de Justicia (JNJ), aprobada recientemente por el Congreso es un “Caballo de Troya”, pues serviría para manipular políticamente la independencia de los jueces, funcionaria en defensa de los delincuentes que se enriquecieron ilícitamente con los sobornos y coimas de ODEBRECHT, OAS y G&M; se podría liberar a los corruptos como los Fujimori, como también podría ayudar a los que aparecerán en la lista que hagan publica los fiscales responsables del caso Lava Jato, Odebrecht, Consorciadas, luego de su regreso de Andorra y Brasil al Perú.

La lucha será sin cuartel. El presidente de la república tiene en sus manos la corrección de estas anomalías antes de que se publique la ley de la JNJ.

Mientras tanto la ausencia de un norte en la economía sigue al garete. Y cuando nos referimos a la economía queremos señalar a la pequeña y media empresa, a cientos de miles de informales, a miles de personas que no encuentran sin empleo. Vemos a diario los buses llenos de personas que pertenecen al ejército del comercio ambulatorio, a los medios difundiendo solo el espejismo de un país próspero y lo más trágico al deterioro constante de la familia nacional.