Los derechos en Cotabambas

Oscar Muñiz C.

 

Llega el momento en que todo explota, cuando la impotencia se apodera del espíritu de las personas, hasta del más manso. Ni se diga cuando se corroboran las injusticias o cuando se verifica que la impronta delincuencial y el abuso es la barita  mágica que abre y cierra las puertas.

Sin lugar a dudas, vivir entre rufianes, sean estos de cuello y corbata o no, es igual. La época colonial fue extinguida de esta parte del continente hace unos dos siglos, cuando el virreinato lo desaparecieron. Al parecer sus rezagos sigue entre nosotros, y esto lo podemos comprobar  aquel día en que la población de Cotabambas se indignó y decidió luchar por lo suyo.

Martin Alberto Vizcarra Cornejo, primer vicepresidente de la república y ministro de transportes y comunicaciones, informo que el actual gobierno cobrara a laminera MMG Limited, un justiprecio no especificado. Esta empresa es la que viene gerenciando la mina Las Bambas.

¿Por qué esta decisión del gobierno?

Como dijimos en la anterior entrega sobre el caso Las Bambas, es debido a la construcción de una carretera en terrenos que legítimamente pertenecen a las comunidades campesinas de la zona.

El Señor Vizcarra, afirmo que habiéndose reunido con los representantes de las comunidades campesinas para dialogar con los representantes de la empresa MMG, no se llegó a ningún acuerdo con la empresa; esto no significa que la compañía deje de reponer las alteraciones causadas al construir una vía en terrenos de las comunidades. Sentencio diciendo “Corresponde  un pago y eso lo cobraremos a la mina, nosotros debemos lograr que esa vía este asfaltada”. Asimismo, se comprometió que en el lapso de 40 días presentará el plan de desarrollo integral para la provincia de Cotabambas-departamento de Apurimac.

Incumplimiento de la administración Humala (2011-2016)

El Ministerio de Salud, por razones que aún no están debidamente esclarecidas, incumplió su responsabilidad en la provincia de Cotabambas, al haber dejado inconclusa la elaboración de un plan multianual de inversiones, la suscripción de un convenio de inclusión del servicio de ambulancias en Haquira, Cotabambas y Challhuahuacho, el incumplimiento en desarrollar una estrategia de afiliación al Seguro Integral de Salud (SIS), dejo de brindar asistencia técnica para la construcción de casas maternas, dejó sin efecto la instalación de 10 módulos de atención médica, y por último, dejo sin construir un hospital categoría II-1

En el sector Transportes el último ministro del gobierno anterior, sostiene que el actual gobierno será el encargado de consolidar los proyectos que permitan mejorar la conectividad en el área de influencia que tiene la mina Las Bambas. Estos proyectos son la conservación de la red vial nacional de Cotabambas en sus ejes Challhuahuacho-Mollepuquio y Challhuahuacho-Ayaviri. El otro proyecto es la construcción de 12 puentes en el distrito de Challhuahuacho.

En el área agrícola quedan pendientes obras de represamiento y proyectos de riego, teniéndose en cuenta que en Cotabambas y Challhuachuacho, solo el 9.4 % de la superficie es apta para la agricultura.

Si esto no fuera suficiente, en el sector vivienda, las cosas no son diferentes, pues 6,297 hab. (71 %) de la población de Cotabambas no cuenta con servicio de agua potable y 8,514 hab. (96 %) no tiene red de desagüe. Además, hasta la fecha no se han concretado 34 proyectos de agua y saneamiento en Challhuahuacho, Coyllurqui, Haquira, Mara y Tambopata.

Por último, en el sector social, la administración Humala, declaro prioritaria la implementación y ejecución del programa de desarrollo productivo Haku Wiñay, el cual beneficiaria a 2,500 hogares, aprobándose un presupuesto de S/ 1’800,000 (US$   ) y solamente destinó S/ 1’829,095 para un total de 9,887 usuarios (S/ 185 por usuario).

 Esta situación dejada por el anterior gobierno y la impronta empresarial en la mina Las Bambas, son las razones más que suficientes para entender el levantamiento ciudadano mas no la muerte de uno de ellos.

Al parecer, los resabios de otras épocas no se han superado.

Anuncios