Desafíos para la mujer/ COVID-19

Oscar Muñiz Corro

Es conocido el maltrato a la mujer en los diferentes ámbitos de la vida cotidiana. No es menos sabido que se debe eliminar la lentitud por la igualdad. En Perú desde la década de 1950 no hay un cambio sustancial en el trato a la mujer, creyéndose que con la autorización para votar en las elecciones era suficiente. Hoy no podemos creer en esto.

Hemos visto y lo seguimos viendo el enorme sacrificio de enfermeras, médicos mujeres, que en todo el sistema de salud peruano dieron todo, su dedicación, amor, sacrificio. Sin embargo son maltratadas, injustamente tratadas, discriminadas. Lo más grave es que todo esto es respaldado por las autoridades de salud y políticas del país, inclusive una mujer.

Otro sector de la población femenina marginada y olvidada antes, durante y después de la pandemia COVID-19 son las del grupo de las comunidades nativas y comunidades campesinas del Perú.

Desde este espacio nos pronunciamos con nuestro grito “Igualdad en todo entre hombres y mujeres”.

 

Los desafios para la mujer academica durante la pandemia COVID-19

Titulo en Ingles: Challenges for the female academic during the COVID – 19 pandemic

Brooken Peterson Gabster

Kim van Daalen

Roopa Dhatt

Michele Barry

 

La ciencia y la innovación se benefician de la diversidad. Sin embargo, mientras la comunidad mundial lucha contra COVID-19, la productividad y la producción científica de las mujeres académicas se ven afectadas de manera desproporcionada, lo que provoca la pérdida de los conocimientos científicos de las mujeres en el ámbito público.

Las mujeres constituyen el 70% del personal sanitario mundial y más del 50% de los graduados médicos en muchos países. A pesar de ello, las mujeres y las minorías de género siguen estando insuficientemente representadas en la dirección de la medicina. Sólo el 22% de los profesores titulares de las facultades de medicina americanas y el 23% en Europa son mujeres. Las mujeres de color están particularmente sub- representadas; sólo entre el 0 y el 5% de los profesores titulares de las facultades de medicina estadounidenses son mujeres negras. La primera autoría de mujeres en las principales revistas médicas ha aumentado del 27% al 37% (1994-2014). Sin embargo, COVID-19 está amenazando el progreso al amplificar las disparidades de género existentes.

Los primeros datos muestran que COVID-19 afecta significativamente a las publicaciones de mujeres. Andersen y sus colegas compararon la autoría de 1179 artículos médicos de COVID-19 con 37 531 artículos de las mismas revistas en 2019. En un 30%, 28% y 22%, la participación de las mujeres en la autoría total, primera y última de los artículos de COVID-19 disminuyó en un 16%, 23% y 16%, respectivamente. En un análisis de Github de las presentaciones de arXiv y bioRxiv, Frederickson mostró que, aunque las presentaciones de pre-impresiones están aumentando en general, el número de autores masculinos está creciendo más rápido que el número de autores femeninos. La autoría femenina en otros campos de investigación muestra tendencias similares. Nuestro análisis de los artículos de COVID-19 en The Lancet (n=159), excluyendo Editoriales, Informes Mundiales y Perspectivas, indica que en general, el primero, el último y la correspondiente autoría femenina fue del 30-8%, 24-4%, 25-8% y 22-9% respectivamente. Además, la mayoría de las autoras (61-3%) estaban afiliadas a instituciones de países de altos ingresos y a la región de Europa y Asia central (40-2%; en el apéndice se describen otros métodos y detalles). La autoría femenina general de los artículos de investigación de COVID-19 (32-9%) es similar a la autoría comunicada anteriormente (29%, 2016-17), pero la autoría femenina general de los comentarios de COVID-19 (30-6%) es inferior a la comunicada anteriormente (39%, 2018).

El aumento de la prominencia de las mujeres y las minorías en el mundo académico es crucial para la lucha contra COVID-19. Además, asegurar que la producción académica de las mujeres no se vea afectada de manera desproporcionada por COVID-19 podría salvaguardar las trayectorias profesionales de las mujeres. Los desafíos a los que se enfrentan las mujeres en el mundo académico están bien documentados en épocas no pandémicas. Entre esos retos figuran las culturas institucionales dominadas por los hombres, la falta de mujeres mentoras, las responsabilidades familiares contrapuestas debido a las tareas domésticas de género, y los sesgos implícitos e inconscientes en la contratación, la asignación de investigaciones, los resultados del examen por homólogos y el número de citaciones. COVID-19 ha dado lugar a cierres sin precedentes de guarderías, escuelas y lugares de trabajo, lo que exacerba los retos. Datos recientes de los Estados Unidos, el Reino Unido y Alemania indican que las mujeres dedican más tiempo que los hombres al cuidado de los niños y a la educación en el hogar en la era de la pandemia .

La comunidad académica, los financiadores y los profesionales de la salud deberían apoyar a las mujeres en el ámbito académico durante esta pandemia (y más allá). En primer lugar, reconocer que las mujeres probablemente están asumiendo más responsabilidades que los hombres. Ayudar a las familias a tener acceso a una atención infantil segura y ofrecer opciones a los académicos que se ocupan de los miembros de la familia, considerando el período de bloqueo como una licencia para el cuidado de los niños, de modo que las disminuciones de productividad no obstaculicen el avance posterior de la carrera. En segundo lugar, reconocer cómo los prejuicios de género influyen en la selección y evaluación de los expertos y líderes científicos en tiempos de crisis. Las mujeres constituyen sólo el 24% de los expertos de COVID-19 citados en los medios de comunicación y el 24-3% de los grupos de trabajo nacionales analizados (n=24). Sin embargo, los países con mujeres líderes tienen algunos de los mejores resultados de COVID-19. Amplificar las voces de las mujeres con registros establecidos en enfermedades infecciosas, respuesta a pandemias, salud mundial y seguridad sanitaria. En tercer lugar, reunir y comunicar datos institucionales sobre la representación de género, incluidos los resultados académicos y los cargos superiores. Establecer objetivos y directrices claros y específicos y ser proactivos en la identificación y el tratamiento de las pruebas sobre el impacto de COVID-19. Reconocer el mérito de las ideas y asegurar que la primera y la última autoría se compartan equitativamente y que las contribuciones se reconozcan equitativamente entre los colegas. En cuarto lugar, identificar y abordar los sesgos estructurales implícitos e inconscientes en las instituciones de investigación (por ejemplo, la contratación) y los procesos de publicación (por ejemplo, el resultado del examen por homólogos, el número de citas). Considerar la posibilidad de ofrecer capacitación en materia de sesgos o revisión por pares a doble ciego para las revistas científicas. Establecer mecanismos de rendición de cuentas para garantizar la profesionalidad y comunicar las preocupaciones. Por último, y lo que es más importante, reconocer que las mujeres de los grupos étnicos minoritarios se enfrentan a problemas adicionales en el mundo académico y adoptar medidas estructurales para prestar apoyo y hacer frente a esos problemas.

La experiencia y los conocimientos científicos de todos los géneros son esenciales para crear organizaciones de investigación diversas e inclusivas y mejorar el rigor de la investigación médica para abordar la COVID-19. Podemos hacerlo mejor.

No declaramos ningún interés en competencia.

Traduccion Oscar Muñiz Corro

Demandan al Vice Ministerio de Interculturalidad

Demandan al Vice Ministerio de Interculturalidad

Oscar Muñiz C.   AIDESEP, la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana, atraves de su Presidente, demandan  ante el Poder Judicial del Perú Corte Superior de Justicia de Lima, al Viceministerio de Interculturalidad del Ministerio de Cultura, por … Sigue leyendo

Apropiarse de lo ajeno

Oscar Muñiz C.

 

Nadie podría sostener que lo bien ganado se debe censurar. Más aún si lo ganado revierte a la sociedad desprotegida. Este es el caso de los nativos amazónicos, sean estos nómades o no.

Soy testigo presencial, desde 1982, de las condiciones de vida de algunos grupos étnicos de la amazonia peruana, tanto en el departamento (región) San Martin, como los grupos étnicos en la zona central del Perú especialmente en el Camisea, departamento (región)  Cusco, más específicamente entre los ríos Inuya y Camisea, que son afluentes del rio Urubamba, zona en donde la Shell exploraba petróleo pero se topo con gas.

Las condiciones de vida de estos grupos humanos son en muchos casos deplorables, no porque ellos lo hayan decidido así. Son producto de la explotacion de los colonos, interventores o simplemente del hombre occidental. La vida que llevan está ligada al bosque hasta que colonos, exploradores deshumanizados, criollos, curas, civiles agrupados y representantes del Estado (policías, políticos, autoridades) irrumpen en su vida hasta llegar a su desaparición u absorción.

La secularización no es su salvación para estos grupos étnicos. In situ lo verificamos.

Debo decir en lo que me concierne, que los suelos en la zona del Camisea tienen las siguientes características: las tierras son aptas para cultivos intensivos, no tiene mayores limitaciones, son de muy buena fertilidad y productividad. También existen tierras apropiadas para implementar una agricultura en base a cultivos permanentes y forestales. Como también hay presencia de tierras de aptitud limitada para fines agrícolas, tierras marginales y tierras no aptas para la agricultura o explotación del recurso forestal.

Según una organización no gubernamental de prestigio indica el riesgo que en la actualidad se encuentran los pueblos aislados ubicados entre Puerto Esperanza y la carretera interoceánica que conecta con la amazonia brasileña.

El promotor de la absorción-desaparición de los pueblos aislados como son los mashco-piros, los chitonahuas, los mastanahuas y los sapanawas, es el cura Miguel Piovesan, quien sostiene “No aceptamos la idea del aislamiento (en negrita es nuestro) como un deseo natural de ellos. No lo comprobamos. Son entelequias de quienes solo conocen a los pueblos indígenas de vista o por investigaciones basadas en hipótesis que nunca se comprueban en el campo”.

Frente a esta andanada de barbaridades, Emilio Montes, presidente de la organización indígena Federación de Comunidades Nativas del rio Purús-FECONAPU, en Puerto Esperanza dijo: “Sobre la carretera no aceptamos ese tipo de proyectos, los rechazamos tajantemente. Por los motivos: a los indígenas no benefician, sino más bien  a los madereros, mineros y petroleros ilegales, y también a los narcotraficantes, atenta contra la vida de nuestros hermanos aislados, como los mashco-piros. Es la depredación de nuestros recursos naturales como flora y fauna. Más bien que nos respeten nuestro territorio ancestral. Necesitamos otro tipo de desarrollo con manejo sostenible de nuestros recursos, para así vivir con vida plena, también para nuestro futuro”.

Video Emilio Montes

Gran ayuda para los guaraníes brasileños

Oscar Muñiz C.

 

Cuando se trata de establecer diferencias entre los modos de desarrollo de las sociedades, se tiene a la mano un sin número de publicaciones con propuestas que son por lo general desestimadas o muchas veces el tiempo se encarga de olvidarlas.

Infinidad de textos, revistas especializadas y hasta propuestas sin aparente cientificismo han dormido el suelo de los justos. Un ejemplo claro son las publicaciones que rescataron el valor y la sabiduría de los pueblos rurales, las cuales no solo recuperaron el diseño del uso del suelo, sino también el modelo de producción agropecuaria, piscigranjas y otras actividades.

De aquella época, la de las poblaciones antes de la revolución industrial, la vida cambio, como también cambio el estilo del uso del suelo y de la vida de poblaciones enteras. Tuvo que pasar un par se centurias para que la población mundial se sintiese asfixiada con la contaminación, con temor al cataclismo global del clima y publicase algo al respecto. Solo la minería hizo tanto estrago localizado, antes de que apareciera la siderurgia y metalurgia, que arrasaron con todo vestigio de vida.

Una gran parte de la población mundial dejo de lado los grupos humanos que hasta ahora viven en un mundo muy diferente al mundo postindustrial. En medio de este conglomerado de población existen aquellos grupos que invitan a tener una experiencia mágica en lugares que imitan a aquellos parajes que han desaparecido o están por desaparecer. Aún más, existen de aquellos que no reconocen a los grupos humanos nómades, aquellos que viven de la oferta de la Amazonia. Decimos Amazonia, porque es una región natural que no conoce de fronteras.

Asimismo, Perú y Brasil son dos países amazónicos. Son de los que se erogan el derecho de vulnerar los derechos de las poblaciones nativas. En contra de este nefasto legado que pretenden dejar, una vez más las poblaciones nativas con solo su sabiduría sobreviven y mantienen integrado su legado del buen manejo y utilización de la biosfera.

Es tan cruel la forma de asesinar, que Josiel Benites (12), de la comunidad indígena guaraní (ubicadas al Sur y Sureste de Brasil, en los estados de Rio Grande del Sur, Santa Catarina,Parana y Mato Grosso del Sur) o ava (significa ser humano) Tey’i Jusu, es un doloroso recordatorio de lo que son capaces de hacer los que pretenden arrebatar los medios naturales de subsistencia de las minorías indígenas.

Survival, propone dar visibilidad a la lucha de los guaraníes e indígenas brasileños; imprime este cartel , sácate una fotografía con él, envíala en tus redes ,y comparte tu fotografía con Survival enviándola a info@survival.es para que ellos la compartan en sus redes.