Olla de grillos

Oscar Muñiz Corro

Actualmente, se habla sobre los grandes cambios que se producirán a nivel mundial. Desde 1989 en que desapareció la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) el mundo dio un gran giro hacia la flexibilización sin darse cuenta que se gestarían grandes cambios que actualmente afloran con mayor nitidez.

Primer cambio, se efectuará en el poder económico, lo que implicará un cambio político. El cambio económico se iniciara  en las economías desarrolladas debido a que ellas generaron el 57 % de la producción mundial y en el año 2014 la proporción solo será del 37 %. Lo resaltante en este aspecto es que China incrementara su participación del 7 % al 21 %, mientras que el resto de países emergentes de Asia consolidarán el 39 % de toda la producción mundial. En cambio EU solo representara el 14 % y la UE el 15 %.

Segundo cambio, la rivalidad entre las potencias occidentales y China. Actualmente se incrementara tal cual lo estamos viendo. Para comprender esta transformación solo hay que prestar atención al trato que le dispensan los EUA y la UE, cuando califican a China, el primero como un “competidor estratégico” y el segundo la llama la “competidora económica en la búsqueda del liderazgo tecnológico”.

Tercer cambio, es la asencion de la política populista en las economías desarrolladas, caracterizada por la desconfianza hacia la pericia tecnocrática, afectando la credibilidad de las instituciones tecnocráticas nacionales (bancos centrales, instituciones tecnocráticas internacionales).

Cuarto cambio, se refiere a la desaceleración de la globalización y el comercio. Actualmente se comprueba cuando el comercio y la producción crecen a ritmo similar, cuando anteriormente el comercio se incrementaba al doble de rápido que la producción mundial.

Quinto cambio, relacionado con la tecnología (Internet y progreso en inteligencia artificial) esta sigue siendo la fuerza del crecimiento económico, aun habiendo sido responsable de vulnerabilidades y trastornos (ciberataques, cambios masivos  en los mercados laborales).

Sexto cambio, aumento de la fragilidad financiera, aumentando la relación entre la deuda y la producción bruta y, pasando la deuda del ámbito privado al público.

Séptimo cambio, aparición del “estancamiento secular”, que es la debilidad de la demanda frente la combinación de la baja inflación y los tipos de interés reales y nominales que son ultra bajos.

Octavo cambio, el cambio climático es un tema siempre en asenso dentro del campo político. Al respecto, el FMI vaticina que el cambio climático tendrá efectos importantes en las estrategias de desarrollo y políticas macroeconómicas en todos los países pero en particular en los países más pobres y vulnerables.

Mientras esto sucede en el mundo, el Perú es una olla de grillos. Paso mucha agua bajo el puente, pero por fin concluyo el bochornoso espectáculo que ofreció el Congreso Nacional durante dos días (4 y 5 de junio 2019),  cuando el poder ejecutivo presento y sustento una acción de confianza, el cual incluía implícitamente un arriesgando cierre del Congreso.  En estos dos días cada grupo político dijo su verdad (?) a su manera, sin percatarse que traslucían su falta de dominio escénico. La repetición hasta el cansancio de los mismos estribillos políticos se condecían con la realidad por la atraviesa la economía peruana y el ciudadano peruano. Nadie es ajeno a la estupidez dicha por el actual ministro de justicia, cuando propuso que el Estado peruano retome su calidad de gestor económico en las diferentes actividades productivas, estando de acuerdo con el grupo pro comunista que insiste en el regreso a su añorado tiempo pasado y en la conversión del Perú en otra Cuba y Venezuela más.

Hay una frase esplendida de MVLL que sintetiza la inquietud nacional “en qué momento se jodió el Perú”. Hoy es una certidumbre. A falta de un compromiso nacional el Perú seguirá jodido, hasta que los herederos de la politica colonial y la burguesia parasita mantengan su statu quo.

 

Referencia: FMI

Anuncios

Sentires

Oscar Muñiz Corro

El Perú de ayer, de hoy y de siempre con sus mismos vicios, sus mismas taras, con más defectos que virtudes, sigue siendo un mozalbete que quiere caer bien a todos. El mozalbete que no ha llegado a la madures emocional, es un viejo anacrónico que sigue excitado, cuando sabe que no produce nada de testosterona. Ahora quiere rejuvenecer, se pinta, no quiere tener canas, se tarrajea los surcos que el tiempo le dejo, viste juvenil aunque sus carnes son flácidas y den espanto, pues ni un diente le queda.

Insolente, cuando sabe de su vergonzoso pasado, miras para otro lado. Cobarde y cruel, que por su interés oscuro, hipoteca hasta su progenitora. No tienes escrúpulos, es amoral, no sabe lo que es tener vergüenza, mucho menos remordimiento, aunque tiene hijos naturales y putativos que ni la cárcel le ha hecho cambiar esta actitud.

Sus acólitos bailan al son del hurto y del saqueo, heredado de sus ancestros. Sin duda su idolatría por lo perverso seguirá practicándola sin dar justificación alguna. Sabandija.

¿Un atisbo de esperanza?

Oscar Muñiz Corro

 

Resultado de imagen para niños peruanos

Niños peruanos

En este país la ley no es respetada, no es acatada, ni vive quien la haga acatar. Para los mas encumbrados personajes hasta para el ultimo individuo en la escala social, la ley es un papel mojado en tinta, es despreciable.

Los que fueron bebes y niños cuando Alberto Fujimori Fujimori se fugó del Perú, hoy tienen 18 años. Actualmente ellos tienen todos los derechos de un ciudadano.

En las elecciones del 2018 ellos elegirán como lo harán en el 2021, cuando finalice el gobierno corrupto elegido en el 2016, el de Pedro Pablo Kuczynski.

¿Estos  jóvenes decidirán para bien? ¿Estos jóvenes a quienes elegirán? La verdad es que no elegirán a Alan García Pérez, ni a Ollanta Humala Taso, mucho menos a Jorge del Castillo, o Keiko Fujimori Higuchi o a la mismísima Lourdes Flores Nano.

La renovación parcial de políticos que se efectuó entre 1992 y 2000 hoy es un fiasco. No fue gente que estuvo a la altura de las expectativas. Es muy posible que los próximos políticos sean iguales o más corruptos. El personaje que les abrió trocha fue Alberto Fujimori Fujimori. Hoy el Perú se debate entre la impudicia y el malestar generalizado.

En 1985 los peruanos dejaban el Perú. Hoy regresan para seguir saqueándolo. Si aquel ex presidente tuvo el cuajo de pretender aspirar a una tercera reelección –al estilo de Alberto Fujimori Fujimori- fue porque sabía que el pueblo peruano estaba atosigado y estupidizado.

Serán los niños del 2000, hoy ciudadanos, los que reivindicaran la peruanidad.

¡Claro! No serán todos.

Esperemos que esta cohorte rescate la dignidad.

La economía y la ley

Oscar Muñiz C.

 

No hay economía viable sin leyes que se cumplan. Por lo tanto no hay posibilidad de una economía sustentable sin que se garantice  la existencia de un marco jurídico y legal donde la economía tenga la posibilidad de florecer y desarrollarse.

Esta es una premisa que hasta el más neófito en economía conoce. Sin duda, el monitoreo y seguimiento permanente  de los cambios en las actividades económicas tendrá que hacerse con las normas legales y. La socio-antropología cumpliría una tarea vital en este devenir. Al fin de cuentas las ciencias sociales solo es una.

En realidad, por falta de coherencia es que el Perú siempre esta desubicado, camina sin un norte. Sus fracasos son disfrazados de “mala suerte”, cuando no hasta con creencias religiosas que justifican sus errores.

En esta oportunidad prescindimos de las estadísticas y de las opiniones de tantos eruditos en estadística económica. Utilicemos dando un vistazo a la Constitución del Perú vigente. La situación caótica del Perú salta a la vista. Si no hay seguridad para la sociedad la población guarda a buen recaudo su patrimonio. Si no hay veracidad política la credibilidad en los que tienen el encargo de velar  por la estabilidad y seguridad económica y financiera se pierde. Si la corrupción es pan de cada día en todos los niveles sociales, profesionales, jurídicos del Estado, el porvenir es incierto.

Esto es lo que sucede en el Perú de hoy, desde hace décadas. Sin duda la actual problemática  no puede ser tratada con un par de palabras. Seria pretencioso intentarlo. Para subsanar esta situación escogimos revisar algunos artículos de la actual Constitución vigente, en lugar de analizar los discursos mentirosos de los mandatarios de turno.

Encontramos que le corresponde al presidente de la república, dirigir la política general del gobierno, velar por el orden interno y la seguridad exterior; dirigir mensajes al Congreso una vez al año, donde incluirá los detalles de la situación de la Republica y las mejoras y reformas que crea convenientes. Efectivamente el actual presidente de la república compareció este 28 de julio 2017 a enumerar sus acciones al respecto. Si él cree que es digno su discurso se equivocó, pues tuvo que pedir disculpas por su fracaso, culpando, cuando no, al fenómeno natural El Niño y al caso de corrupción más grande en la historia nacional como es el caso Lava Jato-Odebrecht. La economía peruana esta en descenso, la inversión privada no existe, el desempleo se incrementa, el nivel de precios al consumidor sube día a día y, la mediocridad ministerial insufla más zozobra en la población.

El conjunto de los poderes del Estado están de espaldas a lo que la Constitución establece sobre el régimen económico. De espaldas a  la iniciativa privada y a la economía social de mercado, donde el Estado tiene el encargo de orienta el desarrollo del país y actuar principalmente en las áreas de promoción de empleo, salud, educación, seguridad, servicios públicos e infraestructura. Esto al gobierno poco le interesa. También da la espalda a cumplir con estimular la promoción de la pequeña empresa.

Así como va la cosa, el Perú no va a ninguna parte.